La publicación de "Ariel" en febrero de 1900 causó una conmoción en el ambiente intelectual del mundo de habla hispana. Su autor, José Enrique Rodó (1871-1917), fue de inmediato reconocido como uno de los pensadores más significativos de América Latina. "Ariel" se distinguía por dos razones, aparte del estilo expositivo que se consideró magistral. La primera residía en el mensaje que traía a la juventud. De acuerdo con Pedro Henríquez Ureña, "Ariel" se ocupaba del "desarrollo de la personalidad, sobre el cultivo del jardín interior, sobre el valor inestimable de la fe en el porvenir y de la alegría..." La segunda razón partía de la célebre dicotomía Ariel-Calibán, dándose la carga espiritual de "Ariel" a Hispanoamérica y el limitante materialismo de Calibán a los Estados Unidos. Estos planteamientos de Ariel también impactaron en México -tal como expone Fernando Curiel en el prólogo de esta edición-, influyendo en los miembros del Ateneo de la Juventud, y no debe olvidarse que en 1908, en Monterrey, se realizó una de las primeras ediciones no uruguayas del libro que en esos años recibía los más elogiosos y polémicos comentarios en España y en Hispanoamérica.

Detalles

  • Editorial: FACTORIA
  • Año de edición: 2005
  • Materia Ensayo literario
  • ISBN: 9789686871340
  • Páginas: 115
  • Encuadernación: RUSTICA

Otros libros del autor