Son los últimos tiempos de la Inglaterra victoriana y allí, en Londres, vive Henry James, un escritor americano que se ha ganado el respeto de los entendidos con sus novelas. Pero comienzan a preocuparle, a obsesionarle quizá, las escasas ventas de sus libros, el mudo eco de lo que escribe, la pequeñez de su fama. Por lo que decide intentar la aventura del teatro, de ese teatro donde las audiencias llaman a escena al dramaturgo que las ha deleitado gritando ¡El autor! ¡El autor!, otorgándole fama y dinero. Por ese tiempo su amigo George du Maurier, ilustrador de una revista satírica, que está perdiendo la vista, tiene que mantener a su familia y, aunque jamás se propuso ser escritor, comienza a escribir una novela. Antes le había ofrecido la idea a Henry James, que se la ha agradecido y rechazado. Y el resultado de esta vuelta de tuerca en la carrera de ambos será sorprendente, irónico, trágico y cómico a la vez.

Detalles

Artículos relacionados