De la barranca, la niña miró a la loma cercana; ya se apretaba la noche como una negra cuajada. En lo alto de una loma está encendida una casa, y pestañea en la sombra como una madre que llama. Gabriela Mistral

Detalles

Otros libros del autor

Artículos relacionados