¡Hola, soy Bruno! Ustedes pensarán que me creo la mucho, pero estoy seguro de que soy el humano con más suerte del universo. ¿Por qué? Bueno... Tengo la mascota más genial de todo (un camaleón llamado Bowi) Una abuela (la Kenita) que usa WhatsApp y es súper divertida. Y lo mejor de todo: Este verano conocí a Hidrógenes Cortínez Pulgar, un átomo de hidrógeno que, además de transformarse en mi amigo personal, me convirtió en... ¡una especie de Premio Nobel de Ciencias! ¿Quieren saber cómo? (No me gustan los spoilers así que empiecen a leer mi libro.)

Detalles