CELESTINA, LA

CELESTINA, LA
Compartir:

Si la intención de Fernando de Rojas al escribir La Celestina fue dar una lección moral sobre los peligros del amor, entonces, como dice el propio Luis García Montero en el prólogo a esta versión, «le salió afortunadamente el tiro por la culata». El resultado es este «hermosísimo disparo fallido», un texto tan rico en matices, tan trepidante y descarnado, paródico y trágico, como lleno de interés para el público de hoy. Para conmemorar los quinientos años de su primera edición, aparecida en 1499, presentamos esta versión teatral modernizada de Luis García Montero, que, respetuosa con el libro clásico, facilita al lector el viaje al pasado manteniendo la fuerza de su densidad expresiva y su espesura ideológica.

Detalles