Cultura de derechos victimales para Iberoamérica

ZAMORA GRANT, JOSE
Cultura de derechos victimales para Iberoamérica
Compartir:

Cultura de derechos victimales para Iberoamérica

ZAMORA GRANT, JOSE

El derecho penal moderno excluyó a la víctima del escenario penal; sus fórmulas más inquisitivas que democráticas se centraron en encontrar el delito en el así denominado delincuente, con pocas consideraciones sobre sus derechos; pero los de las víctimas serían nulos. Un derecho penal así, acompañado de los procesos mixtos inquisitivos, poco espacio daría para el desarrollo de derechos a favor de las personas que entraban en contacto con el Sistema Penal al centrarse en la presunción dolosa y negando la condición de persona a quienes cometían delitos. Esta fórmula punitiva se afianzaría en los sistemas penales de Occidente y permanecería con sus variables represivas por al menos dos siglos, tiempo suficiente para lograr su arraigo cultural. En efecto, una particular cultura de la criminalidad se arraigaría en la forma de entender al delito y a su reacción por las instancias del Sistema Penal; reacción que, sin duda, trascendería hacia otros espacios sociales. Personas operadoras del Sistema, pero también el público en general, asimilarían las etiquetas impuestas a las personas a las que llamarían delincuentes y pronto se asentaría una noción consensuada que se ensañaría con las personas de condición más vulnerable. Una cultura represiva encontraría tergiversada legitimación. Incluir derechos para las personas que sufrían victimización requirió un proceso de reclamo victimológico hacia la segunda mitad del siglo XX, que tendría eco hacia finales del mismo siglo con la incorporación de derechos para las víctimas de los delitos primero y de las violaciones a los derechos humanos hacia fechas más recientes. Sin embargo, el arraigo de una cultura represiva en nada ayuda a la garantía de derechos para que las personas víctimas de los delitos y de las violaciones a derechos humanos gocen y ejerzan esos derechos ahora consagrados. Construir una cultura de derechos victímales es presupuesto indispensable en la garantía de derechos para las víctimas, centrados principalmente en su pleno acceso a la justicia, su atención integral y la consecución de su reparación integral del daño.

Detalles

Otros libros del autor