DOCE MANERAS DE AFILARSE LOS COLMILLOS

MARTINEZ VELEZ, OSCAR
DOCE MANERAS DE AFILARSE LOS COLMILLOS
Compartir:

Elisandro es un niño normal, aunque no le gusta beber sangre, no sabe volar y se asusta fácilmente; en resumen, no es un buen vampiro. Para convencer a sus papás de que lo dejen ir a la escuela diurna, deberá someterse a varias pruebas absurdas y divertidas, mientras lidia con sus propios problemas: la luna llena le produce efectos muy raros y su perro Espagueti está misteriosamente desaparecido. Un libro sobre la unión familiar, la aceptación y el cambio de la niñez a la adolescencia.

Detalles