El mejor mundial de la historia ocurrió en México. El mejor gol, la mejor afición, el hombre que se deshizo de medio equipo… Dios mismo extendió la mano en el Azteca para anotar y crear historia. La Copa del Mundo de 1986 nos regaló color, pasión y jugadores que hasta los más agnósticos reconocen como eternos: Platini, Hugo Sánchez, Maradona. Leyendas unidas bajo el cielo mexicano. Es hora de volver a ser testigos de una de las gestas más grandes del futbol. Este libro va de las gradas al terreno de juego para recordarnos el bello gol que Negrete anotó de tijera, el nacimiento de la ola, la primera transmisión mundial a color, la entereza de un país para reponerse de un trágico terremoto y organizar una de las fiestas más emblemáticas del deporte. Nadie mejor que Francisco Javier González, una de las voces más icónicas del periodismo deportivo, para relatarnos el evento que cimbró a la sociedad mexicana.

Detalles