Francisco de Quevedo (1580-1645) nos narra en El Buscón las aventuras y desventuras del pícaro Pablos, natural de Segovia, hijo de un barbero ladrón y una mujer dedicada a las artes de la brujería. Como tenía “pensamientos de caballero” no sentía ninguna inclinación por seguir los pasos de sus progenitores. Deseoso de mejorar su posición social entra al servicio de un joven rico, don Diego Coronel. Abandona su ciudad natal y deambula por otras ciudades como Madrid y Toledo hasta llegar a Sevilla, donde embarcará hacia las Indias con la intención de cambiar su suerte.

Detalles

Otros libros del autor

Artículos relacionados