Hoy en día tienen una gran aceptación entre el público fórmulas breves de teatro humorístico como sketch, monólogos o escenas cómicas, en los que, con una mirada benévola y a veces ácida, se retratan las debilidades humanas. También Cervantes, en el siglo XVII, se vale del humor para mostrar lo que no podía decir en tono serio sobre una sociedad basada en la hipocresía y en las apariencias.

Detalles

Otros libros del autor