Una de las dimensiones que subyace a toda la dinámica organizativa es la de género. La institución escolar está integrada por hombres y mujeres, alumnos y alumnas, padres y madres que comparten cada día tareas y relaciones. Esta condición influye en las expectativas, las concepciones, el desarrollo de trabajos, el desempeño de cargos, las relaciones interpersonales, la distribución del tiempo.

Detalles

Otros libros del autor