Casi tangible, real, el oscuro gato protagonista de este relato, Hyperia, nos roza el rostro, bebe nuestro aliento sobre el pecho, disfruta de la desesperación y de la angustia. Para José Luis Zárate, las utopías benévolas y justicieras dejaron de existir. Esta serie de cuentos está determinada por la decepción, la melancolía, la mentira y las ilusiones vanas acerca de un posible "futuro mejor". Situados aparentemente en el futurismo, los relatos de Hyperia soslayan inteligentemente los riesgos de la literatura de ciencia ficción: "caducidad" prematura, inverosimilitud, escritura light...

Detalles

Artículos relacionados