Esta antología, galardonada en 2013 con el Premio Pen Faulkner de Ficción, revela cómo las fronteras, reales, imaginadas, sexuales, humanas; la línea entre la luz y la oscuridad, adicción y libertad, permean por completo la vida de aquellos que viven atados a ella. Pensemos, por ejemplo, en el Kentucky Club en avenida Juárez, a dos cuadras de Río Grande, piedra de toque para cada una de las historias de Sáenz. Sus personajes desfilan por ahí, van por un trago o simplemente a ver pasar la historia de sus vidas. Sáenz sabe que el Kentucky Club, como ciertos puntos de encuentro en todas las ciudades, es todo lo contrario a la frontera: da la bienvenida al español y al inglés, a gringos y mexicanos, a pobres y ricos, a homosexuales y heterosexuales, a drogadictos y alcohólicos, a la fruición y la melancolía.

Detalles