En abril de 2000, el intérprete y compositor afroamericano Curtis James Jackson, conocido en el mundo del rap como 50 Cent, fue baleado frente a la casa de su abuela. Recibió nueve tiros, uno de ellos en la cara. Para sorpresa de propios y extraños, Jackson no sólo sobrevivió al atentado, sino que logró salir adelante hasta convertirse en uno de los músicos y hombres de empresa más ricos de Estados Unidos. Dicho incidente forma parte de los numerosos obstáculos enfrentados por este triunfador, el cual ha demostrado una enorme capacidad para transformar la adversidad en oportunidades para conquistar el éxito.

Detalles