MODERNO SISTEMA MUNDIAL II, EL. EL MERCANTILISMO Y LA CONSOLIDACION DE LA ECONOMIA MUNDO EUROPEA 1600 1750

WALLERSTEIN, IMMANUEL
MODERNO SISTEMA MUNDIAL II, EL. EL MERCANTILISMO Y LA CONSOLIDACION DE LA ECONOMIA MUNDO EUROPEA 1600 1750
-25%
Compartir:

MODERNO SISTEMA MUNDIAL II, EL. EL MERCANTILISMO Y LA CONSOLIDACION DE LA ECONOMIA MUNDO EUROPEA 1600 1750

WALLERSTEIN, IMMANUEL
$211.50 $282.00
Precio sujeto a condiciones
Te ahorras $70.50

La aparición en inglés del primer volumen de El moderno sistema mundial supuso en 1974 el comienzo de una verdadera revolución en la historiografía y un fuerte impulso al renacimiento de la sociología histórica. Más allá de las discrepancias y las polémicas a las que ha dado y está dando origen, esta obra es ya un clásico. Su argumento central es que el moderno sistema mundial toma la forma de una economía-mundo capitalista, que tuvo su génesis en Europa en el largo siglo XVI e implicó la transformación de un modo de producción tributario o redistributivo específico, el de la Europa feudal, en un sistema social cualitativamente diferente. Desde entonces la economía-mundo capitalista se ha extendido geográficamente hasta abarcar todo el globo; ha seguido un modelo cíclico de expansión y contracción y una localización geográfica variable de los papeles económicos (el flujo y el reflujo de las hegemonías, los movimientos ascendentes y descendentes de los distintos centros, periferias y semiperiferias), y ha sufrido un proceso de transformación secular, incluyendo el avance tecnológico, la industrialización, la proletarización y el surgimiento de una resistencia política estructurada al propio sistema, transformación que está aún en marcha. Desde tal perspectiva, el siglo XVII, entendido como el período que va desde 1600 a 1750, aproximadamente, es ante todo un ejemplo del modelo cíclico de expansión y contracción. En lo que respecta a la geografía general del sistema mundial, las fronteras creadas hacia 1500 no variaron de forma significativa hasta después de 1750. En cuanto a los procesos seculares de cambio, no se observa ningún salto cualitativo en el período 1600-1750: hubo una continuidad esencial entre el largo siglo XVI y el XVII, con la única gran diferencia de una expansión y una contracción, de un desarrollo y un menor desarrollo.

Detalles

Otros libros del autor