La muerte materna es un grave problema de salud para los países en desarrollo y para los países pobres. La asociación perversa de ignorancia, pobreza extrema y falta de educación son determinantes que generan este grave problema A nivel mundial mueren aproximadamente 1 000 mujeres cada día por falta de atención médica en el periodo prenatal y el posnatal, lo que se considera como muertes evitables con políticas de salud que respondan a las necesidades de la población femenina en los países pobres, particularmente en México y en América Latina. La relación que existe en países desarrollados de riesgo de muerte materna es de 1 por cada 2 800 mujeres, pero en países en vías de desarrollo es de 1 por cada 61 mujeres. En Latinoamérica y el Caribe ocurren 22 000 muertes anuales, y México ocupa el octavo lugar entre los países latinoamericanos, con 1 757 muertes maternas anuales. La mortalidad materna es un grave problema de salud pública que afecta a la mayoría de los países pobres en el mundo y tiene un gran impacto familiar, social y económico. Entre las causas indirectas, que representan 20%, se encuentran enfermedades que complican el embarazo, como anemia, paludismo, VIH/SIDA, enfermedades cardiovasculares y cuadros de abdomen agudo, que abarcan la apendicitis aguda complicada, la colecistitis aguda y la pancreatitis aguda, que empeoran el pronóstico. La mortalidad materna es la expresión más evidente de la inequidad y de la desigualdad a la que están sometidas las mujeres en México; refleja la injusticia social y la discriminación que afecta especialmente a las más pobres. Desde la atención prenatal hasta el puerperio y el periodo posnatal deben estar a cargo de un agente sanitario calificado, preferentemente con formación de partería u obstetricia, dirigida a adolescentes y mujeres en edad de fecundación y que incluya inmunizaciones contra el tétanos, la rubéola, tratamiento de infecciones genitales, orientación para el nacimiento y preparativos para

Detalles

Otros libros del autor