NO TODOS LOS BESOS SON IGUALES

MENDOZA, ELMER
NO TODOS LOS BESOS SON IGUALES
Compartir:

Se supone que tránscurriría una eternidad antes de que el reino de Mey se librara de la mala obra que le impuso Espolonela con su varita maldita, pero apenas van cuatro años de soporífera existencia y; dicen, la princesa ya medio despertó y anda por ahí refunfuñando en busca de alguien que la bese para espabilarse del todo, y con ella, la comarca entera. Pero ¿quién es en realidad la Bella Durmiente, además de una insolente?

Detalles