¡APRENDER A AMARNOS ES IMPERIOSO! Del amor propio depende el amor que recibimos, el que damos y nuestra dicha existencial. Actualmente, en general, buscamos llenarnos de prótesis emocionales –concepto que el autor desarrolla en estas páginas–, para dar cumplimiento a exigencias familiares y sociales, validarnos y así sentirnos merecedores de afecto condicionado, afecto que no aprendimos –ni nos enseñaron– a darnos a nosotros mismos. El amor propio nos hace libres de dependencias de todo tipo porque nos libera del miedo y sus ramificaciones en forma de control: ganar, lograr, tener, saber, ser admirados, entre otras muchas metas del ego y de un lucrativo mercado que anestesia los padecimientos y dolencias que genera la falta de amor propio. Con una mirada sistémica y la experiencia del camino recorrido, Lucas J. J. Malaisi postula en esta obra que la desnutrición emocional que padecemos tiene consecuencias, pues todos los flagelos que vivimos a nivel planetario (sean guerras, violencia, contaminación, corrupción, pobreza, injusticias y un largo etcétera) no son los problemas en sí mismos, sino los síntomas naturales de un tipo de educación que no nos enseña a amarnos genuinamente, sino en forma condicionada. La nutrición emocional genera amor propio, que nos lleva a la satisfacción personal, a la aceptación, a la dicha de ser quienes somos, la salud en el cuerpo y la paz en el mundo, dejando muy atrás la ambición de poder, como expresión del miedo. Desde el amor propio solo queda vivir en abundancia, en el presente y en el propósito de vida, desapegados, sin prisas ni exigencias, solo siendo y dejando ser quienes somos. Este libro es una guía para nutrir el amor propio.

Detalles

Otros libros del autor