Philip K. Dick entrelaza en este relato una relación tóxica con una trama sobre robots con conciencia propia, y lo relata todo de un modo implacable a través del prisma de las enfermedades mentales, que no respetan ni a los humanos ni a los robots. El resultado final es una de las obras más sutilmente poderosas de Dick.

Detalles