La condición humana es endeble. Todos pecamos con tenacidad y singular alegría. Nuestras flaquezas, obseciones y vicios nos distinguen. Los personajes de la historia mexicana, llamennse héroes o villanos se han equivocado: tuvieron vicios, debilidades y defectos. Pero de eso no se habla en los libros de texto.

Detalles

Otros libros del autor

Artículos relacionados