La reciente concentración bancaria, común a todos los sectores y países, en busca de economías de escala y posiciones de dominio podrían explicar parte del crecimiento del Santander. Pero el enorme salto cuantitativo frente al otro gran banco español tiene unas causas específicas, entre otras: la combinación de excelentes equipos de profesionales bancarios que se han incorporado recientemente, la identificación voluntaria de los empleados con un estilo personal que se ejemplifica con el uso de la corbata roja, el yugo rojo, y la propia personalidad de su máximo dirigente, Emilio Botín, quién aúna una impresionante ambición y tenacidad con un estilo de negociación y de gestión frío e implacable. Solamente dos profesores de la Wharton Business School, desde la lejanía y la independencia que da una prestigiosa universidad americana, podían atreverse a penetrar con objetividad y profundidad en esta apasionante aventura. Aunque los autores explican el nacimiento del banquín de provincias y la toma de control por la familia Botín, analizan con más profundidad los años recientes: la expansión latinoamericana, la compra del Abbey, la apuesta por parte de los activos del ABN AMOR y el reemplazo del motor de toda esta explosión.

Detalles

Otros libros del autor