Ocuparse de la Teoría de la Norma Jurídica nunca es ocioso, porque es uno de los conceptos fundamentales de la conducta humana: la expresión del deber ser, que brota de la propia realidad del ser, tanto del hombre, como de la comunidad. Toda teoría de la norma de derecho debe siempre considerar que la analogía primaria reside en la naturaleza misma de la persona humana, la cual tiende a la consecución de su destino individual y solidario. Es así como lo entiende y explica el autor de este trabajo, quien recoge y aprovecha excelentes esencias de la antropología filosófica y las lleva a la ciencia y a la praxis del derecho. No hay, pues, falacia alguna en el paso del ser hacia el del deber ser, ya que ambos se implican y se encuentran asentados ontológicamente en la naturaleza humana. La presente obra se encuentra dividida en cuatro capítulos: en el primero, trata de las ciencias de la conducta, ubicando lo jurídico en la dimensión de lo existente y sentando las bases epistemológicas mínimas de la Jurisprudencia. En el segundo, se entra a la espinosa cuestión de las relaciones que se producen entre la moral y el derecho. La Norma Jurídica en sí es el objeto de tratamiento del capítulo tercero, en donde el autor se ocupa de la formación de la noción, de sus elementos formales y materiales, y culmina este apartado con la exposición de la concepción personalista del derecho. En esta edición, se adiciona una certera reflexión sobre el respeto y obediencia a la ley. El sistema jurídico es la materia de estudio de la parte postrera del trabajo, en donde se analiza la norma jurídica, ya no en su individualidad y quietud, sino en su complejidad dinámica, que origina una serie de acciones, reacciones e interacciones que dan lugar a las complicaciones propias de la técnica jurídica y de la operación misma de los susodichos sistemas jurídicos.

Detalles