Un cuento de humor sobre el derecho a ser diferente. Moncho duerme en una casita de perro, le gusta roer huesos y comer pienso. Moncho es un perro pastor, aunque algunos no quieran reconocerlo.

Detalles