La vida breve es la novela inaugural de Santa María, el territorio imaginario de la narrativa onettiana. Su protagonista, Brausen, escucha a través de una pared una conversación entre un hombre y una mujer. Imagina sus gestos, sus sentimientos... Brausen vive con su mujer, mutilada tras una complicada operación, y para compensar ese vacío físico que detendrá sus caricias, él imagina historias: la de Santa María, y la de un médico llamado Díaz Grey. Pero no sólo desea imaginar que es otro, también quiere serlo.

Detalles