La hojalata nació a la sombra de su hermana mayor, la plata. Casi todos los objetos que se realizaban en el preciado metal tenían su humilde reflejo en hojalata. Y, aunque menos resistentes al tiempo, brillaban con intensidad. Esta edición da cuenta de los destellos fugaces de este material noble y versátil, aún llamado la plata de los pobres.

Detalles

Otros libros del autor

Artículos relacionados