De cómo Stella recobró la marcha

MCMILLAN, TERRY
De cómo Stella recobró la marcha
Compartir:

Stella tiene cuarenta y dos años, un divorcio a sus espaldas, un hijo de once años que vive con ella, y un bien pagado trabajo como asesora de inversiones. Entre sus haberes figuran una casa espléndida que ella misma ha diseñado, una cuenta de ahorros que no está nada mal, y un excelente estado físico que cuida con la ayuda de su entrenadora personal. Pero a Stella le falta algo. No es exactamente sexo, pues aunque vive sola, de tanto en tanto lo practica saludablemente con algún amigo. Es, más bien, una vaga, difusa sensación de disconformidad general, como si en algún momento hubiera caído en la trampa de una vida demasiado ordenada, demasiado previsible; como si hubiera vendido sus sueños de juventud por un puñado de lentejas. Abundantes y muy bien sazonadas y acompañadas de vinos excelentes, pero lentejas al fin. A los cuarenta y dos años, Stella ha perdido la marcha. Y un buen día, cuando su hijo se va a pasar quince días con su padre, Stella decide de repente ir de vacaciones a Jamaica. Irá sola y muy bien dispuesta, y no olvidará los consejos de su hermana Vanessa, que le ha recomendado calurosamente probar la buena "fama" de los jamaicanos... Claro que Vanessa jamás osó imaginar que uno de esos jamaicanos sería el encantador Winston, alto, atlético, guapo, culto... y de sólo veintiún resplandecientes añitos de edad...

Detalles

Otros libros del autor