DERECHO AL AMOR, EL

DERECHO AL AMOR, EL
Compartir:

¨Mi universidad ha sido el hombre vivo¨, dice de sí mismo el autor. Siempre ha vivido muy cerca de los hombres y se ha sentido especialmente a gusto entre las gentes sencillas. Nacido en el seno de una familia pobre pero feliz, pudo estudiar mientras sus hermanos bajaban a la mina. Ordenado sacerdote residió durante un tiempo en Francia. Admirado por la dedicación de los sacerdotes obreros, paso una temporada viviendo entre los mineros y compartiendo su vida en una barranca. En 1954 enfermo mortalmente. Estuvo dos años tendido en la cama de la casa parroquial mas hospitalaria del mundo, en una aldea perdida. Un tiempo valioso de silencio a la sombra de un crucifijo. Un largo periodo de reflexión. Los médicos le habían condenado a ser una ruina de por vida. No obstante, se repuso totalmente. Y entonces encontró un nuevo camino hacia los hombres fundando el MOVIMIENTO SIN NOMBRE, que opera en la cultura básica del ser humano, la cultura del corazón y del amor. Fue un tiempo impresionante. Por ese contacto cotidiano y profundo con los pobres, solitarios, olvidados y, busco toda clase de soluciones en forma de iniciativas osadas para aquel tiempo: se convirtió, de cara a la mayoría en la voz de los sin voz. Y esta voz ha quedado impresa en libros como este –y otros, como LA ALEGRIA DE VIVIR, VITAMINAS PARA TU CORAZÓN, LAS FLORES DEL BIEN…- que a tantos han consolado y ayudado en épocas de tribulación.

Detalles