El fraude ha hecho demasiado daño a las personas, a las empresas, al Estado y al tejido social, ha sido una conducta reiterada tanto de individuos como de corporaciones desde hace muchos años. Se hacen ingentes esfuerzos en la lucha por hacerlo visible, reprocharlo, investigarlo y sancionarlo, sin embargo, no son suficientes. Para mejorar esta situación es necesario tener una comprensión amplia y detallada del fraude. A esto le apuestan la Fundación Universitaria Konrad Lorenz y el Instituto Nacional de Investigación y Prevención del Fraude - INIF, que comparten espacios de transmisión y construcción de conocimiento en la materia, aliados con diferentes actores protagonistas en el tema, generando productos académicos, desarrollando iniciativas conjuntas y, en síntesis, incubando una cultura antifraude en el país.

Detalles