De una u otra forma, el agua se encuentra en casi todos los rincones del planeta. Además de constituir el hábitat de miles de especies y formar parte de nuestro organismo, su presencia en grandes cantidades nos ayuda a transportarnos y nos brinda espectáculos tan formidables como aterradores. Así, cada gota es muestra innegable, como se lee en este libro, de que la vida florece donde hay agua.

Detalles

Otros libros del autor