La segunda mitad del siglo xx nos legó los beneficios de la evolución ocurrida durante ese periodo en los campos tecnológico, científico, político, económico, sociocultural, ambiental, informático, de las comunicaciones y los transportes. Esta serie de cambios contribuyó enormemente al desarrollo de la industria turística, el cual se refleja en la diversidad de opciones de entretenimiento y descanso que el turista puede disfrutar actualmente. Los gustos necesidades y preferencias del viajero han dado lugar a nuevas formas de esparcimiento que van más allá del turismo tradicional, en el que el disfrute de sitios paradisiacos con sol y playa era fundamental. Los turistas de hoy buscan experiencias que les permitan no sólo entrar en contacto físico con la naturaleza, sino interactuar con ella por medio de la práctica de deportes específicos o la exploración de culturas distintas a la suya, así como gozar todo tipo de espectáculos. animación, turismo de aventura, turismo cultural, ecoturismo y turismo recreativo son lo que ahora se conoce en el ámbito turístico como servicios diferenciados, y constituye un atractivo adicional del turismo moderno.

Detalles

Otros libros del autor