# 1. EL PERIQUILLO SARNIENTO
-10%
Compartir:
$108.00 $120.00
Precio sujeto a condiciones
Te ahorras $12.00

José Joaquín Fernández De Lizardi goza de la fama de ser el primer escritor que ensayó con éxito la novela en la América española; pero lo fue, no por sus propias inclinaciones, sino por ciertas circunstancias del período en que le tocó vivir. En desacuerdo con la época, por su índole natural, tenía una rara pasión por las reformas, ya fuesen sociales o políticas, y empleaba el folleto como forma literaria predilecta para difundir sus ideas. En la exaltación que le causaran en 1812 las libertades concedidas por la Constitución de Cádiz, fundó un periódico, El Pensador Mexicano (1812-1814) -de cuyo nombre deriva su seudónimo-, y dejándose llevar por el arrebato, denunció en los primeros nueve números las injusticias del gobierno español, el cual no tardó en cortarle las alas. El Periquillo Sarniento, publicada por entregas, de la que salieron tres tomos en 1816. El cuarto, y último, no vio la luz, debido a la prohibición de la censura, a la que no agradaban las ideas que la obra contenía contra la esclavitud. Durante los tres años siguientes - o sea hasta 1820, cuando, establecido el segundo período constitucional de nuevo, El Pensador vio expedita la senda y pudo volver a sus folletos- se dedicó casi exclusivamente a la novela, publicando en 1818 Noches tristes, la única de sus novelas que salió impresa en su totalidad; y en 1819, hizo imprimir dos volúmenes -aproximadamente la mitad de la obra- de La Quijotita y su prima. Durante el mismo año escribió también Don Catrín de la Fachenda, que no fue impreso hasta después de su muerte. Entre la pluralidad de temas del Periquillo no deja de figurar el de las leyes, en las que particularmente las notariales, su autor estaba más que medianamente versado. De la librería de escribanos (Madrid, 1769), de José Febrero, editada varias veces y revisada varias veces y revisada después por marcos Gutiérrez, cita, además de pasajes de la crítica de estos autores contra las leyes que permitían el mayorazgo y otras vinculaciones de bienes, ciertas leyes referentes a los aprendices y a los excesivos gastos en casamientos y funerales; y –cosa extraña en una novela- reproduce una escritura, la de una viuda que vendía una propiedad, que había copiado Periquillo según una muestra dada a él por su amo Chanfaina, para exponer su ignorancia de éste, así como la de los escribanos en general.

Detalles

  • Editorial: PORRUA
  • Año de edición: 2012
  • Materia Autores mexicanos
  • ISBN: 9789700773292
  • Páginas: 668
  • Encuadernación: RUSTICA

Otros libros del autor